A mis compatriotas mexicanos les será familiar la inspiración de este comic, un comercial de Zuko que creo que ya va de salida de nuestras pantallas (si no es que ya desapareció). Es una lástima que no se encuentre en Youtube, porque sospecho que la mayoría de los que lo han visto se han hermanado no sólo repitiendo la frase “sabor naranja”, sino compartiendo un rabioso desprecio por el pequeño ingrato. Espero que este comercial no lo persiga por el resto de sus días.

Era mi intención integrar otro comercial similar de lavatrastes, pero con esta referencia basta. porque me interesaba ilustrar esta inquietante línea de mercadeo que se ha puesto de moda en fechas recientes. Digo en fechas recientes porque, aunque ya había visto el documental Consuming Children (altamente recomendable) y estaba consciente del poder de los anunciantes para influir en los hábitos de consumo de los televidentes a través de sus hijos, me sorprendió lo tosco y directo de estos dos comerciales en su afán por llegarle a la gente por un lado muy sensible.

Se ha vuelto lugar común el reconocer en los comerciales la venta del miedo. El miedo a que si no se compra un producto el sexo opuesto  no te considerará atractivo, o que si no adquieres el más reciente electrodoméstico  la sociedad tiene permiso de burlarse de ti y considerarte un perdedor. Pero en algún momento alguien se enteró de la frase “uno hace todo por los hijos” y ahora están sangrando a la gente por ahí. Aunque para la mayoría es transparente que el niño del comercial de Zuko se está portando como un malagradecido, la intención del comercial es explotar el miedo a perder el aprecio y respeto de los hijos. Si bien pudiera parecer algo que supera la capacidad de un simple comercial, no se debe subestimar la paranoia resultante de que nadie nace sabiendo ser padre. Me parece bastante miserable que intenten aprovecharse de algo así.

En algún momento al hacer este comic me entró la duda de si no estaba basándome sólo en dos comerciales mexicanos para calificarlo como una tendencia en los comerciales. Pronto me topé con este comercial, en donde se puede ver que nuestros vecinos del norte sufren del mismo problema.

¡Hoy es lunes de vacaciones, ojalá se la pasen bien!

–Pedro Arizpe