Si schadenfreude no les es familiar, permítanme presentarles una de las palabras más útiles que nos hayan regalado los alemanes.

¡Gracias por seguir acompañándonos a mí y al Robot Emocional!

–Pedro Arizpe