¡Miren lo que me encontré mientras limpiaba unos cajones! Nunca olvidaré el día que conocí a Santa: lo mucho que él gritaba de alegría y que me dijo que me iba a dar “¡todo, todo lo que quieras, te lo juro!” ¡Te quiero mucho, Santa!