Admito que nunca me ha gustado Star Wars*. Ni siquiera las primera películas. No las odio, simplemente nunca me llamaron la atención.

Pero siempre me gustó esa cuchara.

*Rogue One es bastante buena, eso sí.