El baile ridículo de siempre del comercio informal.