Esta escena exacta fue la que ocurrió hace pocos días, cuando Loli, nuestra gatita persa, muy orgullosamente colocó frente a nosotros su última presa. Mi cerebro apenas tuvo tiempo de registrar qué era lo que se retorcía en la boca semiabierta de la gata mientras ella se subía a la cama, pero para cuando lo dejó caer en las sábanas inmediatamente salimos corriendo. Las sábanas tuvieron que ser cambiadas y apenas pude recordar agradecerle a Loli su regalo, pero para ese entonces ya estaba toda confundida por la reacción que nos había provocado su ofrenda.

En vista de que los comics de un solo panel me toman una fracción de tiempo de los normales, decidí experimentar con brochas para darle mejor forma al color de esta pieza. La anatomía no es la mejor y se nota que apenas estoy empezando a tantear texturas más elaboradas, pero estoy satisfecho y contento de no haber usado simples colores planos de nueva cuenta. Uno de los elementos que más me gustaron fueron los ojos, cuyo estilo copié de un increíble ilustrador francés llamado Arthur de Pins.

¡Gracias por visitar Puerto Jerez!

–Pedro Arizpe

PD: ¿Quieren saber qué era? Pasen el cursor del ratón sobre la imagen.