Ah que muertos vivientes, sin nada qué hacer.

¡Saludos!

–Pedro Arizpe