Porque los que son diferentes merecen ser molestados, a menos que nos sean de utilidad.